domingo, 29 de junio de 2008

Cuentame un microcuento más, Sam

Recogió los cristales, primero en pequeños montones, luego uno a uno sacó los pedazos restantes de entre las baldosas. Al fin todo pasó, dijo sin darse cuenta de haberlo dicho en voz alta. Todo se reduce a lo mismo. Miro el recogedor, lleno a rebosar de pequeñas joyas afiladas, y lo vació en la basura.

7 comentarios:

Julia dijo...

Mola, podria ser el principio o el final de cualquier historia... y aun sin serlo realmente incita a imaginar una hitoria pegada delante o detrás.

The sea, the sky, the dust dijo...

si cortas el cristal muy fino y lo pulverizas, lo puedes esnifar y te jode toda la nariz, es divertido.

Julia dijo...

Ahora lo entiendo todo... por eso estás tan colgao jajaja :D

Julia dijo...

Eh Western, las fotos las haces y editas tu? Algunas molan mucho...

Julia dijo...

Pues me gusta la de la cabecera, y en general mola la gradación roja que se repite como firma distintiva.

Julia dijo...

ya, supongo que a tus amigos no les gusta esa foto porque pareces un poco yonki con el ojo enrojecio...

isabel dijo...

siempre me escribes de coment unas cosas tan preciosas q me qdo








...






en plan "gracias"




o algo



mua!