martes, 23 de febrero de 2010

Momentos que pudieron ocurrir

Ladeas tu cabeza como en un blues, llevas puesta mi camiseta de rayas blancas y negras, te abrazas las rodillas. Aun tienes el pelo empapado. El agua que gotea por el cristal de la ventana serpentea en sombras por tu cara. Apenas veo tus ojos. La lluvia suena como el final de un vinilo viejo en la habitación a oscuras. Me levanto y pongo en la cadena Wild World de Cat Stevens. Sé que te encanta. No me dices nada, pero acaricias nerviosa tu rodilla y giras lentamente tu cara hasta mirarme desde abajo. Cuando por fin dices algo solo me das unas gracias tímidas que se mezclan con los acordes de la música. Yo te contesto sonriéndote y me acerco a ti. Apoyas tu cabeza en mi pierna y te tumbas.

Because I never wanna see you a sad girl
Don't be a bad girl
But if you wanna leave, take good care

4 comentarios:

Isra dijo...

a mi me pones ese tema y te juro q también apoyo mi cabeza en tu pierna ;)

un abrazo!

Vanity dijo...

Veo que tu inspiración retoma la senda y calidad a la que nos tienes acostumbrados.

Tu lucidez no se pierde en los momentos más sensuales con esta chica misteriosa de un día lluvioso, que a todos nos ha venido ganas de compartirla contigo.

un abrazo!

Lazoworks dijo...

De tenernos en sequía, ahora estás que no paras... Y yo que me alegro!

POEM dijo...

tiene un hilo triste y amoroso que os une la lluvia tu música tu y la chica tímida