miércoles, 10 de diciembre de 2008

Microcuento bajo el frio

Cada vez veía más clara la diferencia entre amigos y colegas. Cada vez se quedaba más gente detras de la linea. El tiempo se le presenta como una cuenta atras de amistades. Y cada vez se siente menos comprendido. Busca un cambio de vida. Pero es dificil cruzar un rio sin piedras que lo sostengan a uno. Comprendedle, antes se creía el sol, pero si ahora se mira al espejo solo ve un fluorescente enfermando su piel y marcando sus ojeras.

8 comentarios:

maloles dijo...

Me gustan tus microcuentos:)
Y este mucho, mucho.
¿Sabes? A veces hay que mojarse, in the river; para llegar al otro lado.

Muas!

Juan P. Rodriguez dijo...

Muy bueno Luis! Me ha gustado mucho las metaforas que has utilizado para este microcuento!
Te felicito!

Isra dijo...

hacía tiempo q no veía un microcuento, y no decepcionas con este
pero algo bueno tiene tener pocos a tu lado de la línea, los q hay, son sinceros
los choques con la realidad a veces hacen q te lleves desagradables sorpresas

un abrazo

isabel dijo...

ya
tener un reloj en la garganta
y que no vaya ni patrás ni para alante

Tin dijo...

"Le temps detruit tout" No me canso de recomendar Irreversible. ¿La viste?

Buen texto.

Un abrazo

fag dijo...

lo del sol y el fluorescente enfermando su piel y marcando las ojeras me ha gustado mucho.
lo de los amigos/colegas es ley de vida.
hay mucho cabrón suelto.

unabrazo amigo

Sphynx Red dijo...

todo es llenar un flotador mientras se va empolvando la cara

Shang Yue dijo...

si se vive sobre todo de noche es normal que el fluorescente, el neón, te quiten melanina.

las ojeras liláceas son el precio a pagar por la vida nocturna.

la piel enfermiza, descolorida, también da vida, también calienta.