martes, 2 de diciembre de 2008

Paseos nocturnos

Soy adicto a ciertas cosas, de una manera más o menos exagerada. Pero si hay algo que necesito de verdad es pasear de noche, de madrugada. Paseo por calles desiertas, con farolas que parpadean. Me meto por callejones estrechos y me paro en mitad de una carretera a la luz de un semaforo que trabaja solo. Soy el último hombre sobre la tierra. Esto me sobrecoge. Estoy solo pero me acompañan miles de vibraciones. Cientos de sonidos extraños aparecen, mis pasos en la acera, la vibracion de la electricidad, una bolsa que se queja y se retuerce con el aire . Una rata se esconde tras un carton, vuelo a estar solo en apariencia. Miles de personas duermen en sus casas a mi alrededor, mas de alguna compartira carton con las ratas tambien. No veo a ninguno, perfecto, sigo mi camino. Me encuentro un callejon nuevo. Esta techado por andamios, y para que no quede totalmente a oscuras, los obreros han hecho unas lamparas con cajas de frutas de color rojo, azul, verde. Iluminadas con la bombilla de 60w y protegidas por una malla, las lamparas iluminan el callejon cubierto de grafitis con colores y parece que paseo por otra epoca. Hay algo de esa tecnologia reciclada que hace creer que cuando salga al otro lado, sera El otro Lado. Algo habra esperandome. Algo, pero no Alguien. Seguire estando a solas sin estar solo.

4 comentarios:

maloles dijo...

Ojalá yo pudiese pasear...
¿Pero sabes el PUTO FRIO que hace?
:____(
Este frío me va a matar!!!


Muas!

fag dijo...

jajaja
maloles belalugosis está en graná.
imagino que sabrá qué es el frío allí.
lo digo porque más que nada iba a decir lo mismo pero estando en palma casi que no me voy a quejar (aunque no deje de llover y por ello no tenga internete).
en fin,
guapo el relato, con toques de el anterior, esos pensamientos que salen mientras se pasean son realmente cojonudos.
esta mañana me ha sucedido algo por el estilo por el casco antiguo de palma y entrando en una librería inglesa.
bastante surrealista.

un abrazo

Juan P. Rodriguez dijo...

Ya lo dijo Lynch: "los asuntos turbios suceden en el callejon de atrás..." (o algo asi)
jajaja!
Asi que ten cuidado con ese "algo" que puedas encontrar entre esos callejones, porque tal vez sea él el que te encuentre a ti...
saludos

[..La chica triste que te hacía reír..] dijo...

Cómo me gustas, maldito. A mí pasear sola me encanta...si es de noche, para escuchar mis pasos sobre los mugrientos adoquines que reinan mi ciudad...y si es de día, aislándome con la música y observando todo lo que ocurre a mi alrededor. En cualquier caso, también sola. Con gente y sin ella.