martes, 30 de diciembre de 2008

Sobre la altura de la arena II

Jose tiene veinte años, es hijo único. Jose no es el nombre que sus padres le pusieron al nacer. Sus padres querían que se llamara Johny, Johny García. Pero eso ya era agua pasada. Nombre nuevo vida nueva. Jose toma desde hace ocho años Prozac, y hace dos cambiaron su medicación de una versión europea de Ritalin a Dormidina, cuando surgió el problema del insomnio. Jose no cumple con los ciclos de su medicación.
Hace mucho tiempo que no siente nada con una intensidad natural. A los dieciseis años leyó para clase El extranjero. No creyó que hubiese en el personaje nada fuera de lo normal. Tampoco cuando leyó El guardian entre el centeno. Son los dos únicos libros que ha leído en su vida.
Jose solo tiene una afición, el gimnasio. Su cuerpo es su única ambición. Pasa horas dando forma a su abdomen. Toma tres sesiones semanales de rayos UVA. Tiene un tatuaje de dos pistolas, una a cada lado del vientre, en la parte inferior, que realzan sus musculos suprainglinares. Jose trabajó como stripper a los dieciocho años. Era apreciado entre las clientas, ya que era uno de los pocos que hacían un integral, y era el único de todos que cuando estaba completamente desnudo seguía subiendo a amas de casa al escenario. A Jose le gusta sentirse admirado. Aquellas mujeres de la edad de su madre lo manoseaban ansiosas y le susurraban direcciones y números de telefono al oido. Jose solo recordaba esos datos cuando antes se había hablado de sobresueldo. Por aquel entonces ya había aparecido la coca, pero no fue hasta que comenzó a trabajar como actor porno (paso que le resultó más que natural) que la cosa se puso en marcha.
Curiosamente, su nombre artístico como actor porno es Johny García. Después de muchos rodajes, cuando aún estan desnudos y cubiertos de una mezcla de sudor, maquillaje y fluidos sexuales, las chicas le preguntan por su verdadero nombre. Él nunca sabe que contestar.
Ahora mismo Johny nos lleva ventaja, para él es uno de enero del 2009 y aunque son las tres de la tarde sigue despierto. Se encuentra en una mansión, a las afueras de la ciudad, donde un viejo multimillonario ha cumplido el sueño de todo voayeur celebrando una fiesta para cientos de jovenes y una amplia selección de profesionales del porno. El observaba sonriente desde su sofa de cuero negro individual como se desarrollaba la fiesta.
Estas fiestas acaban siempre igual. Con un olor intenso a latex y sudor. A estas horas la mayoría de la gente se ha marchado, el resto permanece desnuda o semidesnuda durmiendo en los sofás y en el suelo. El dueño de la casa esta durmiendo en su alcoba. Jose sigue despierto. También está desnudo. Se acerca a una mesa donde hay coca esparcida. Con un cuchillo de plata del catering coje un par de puntas y esnifa. A estas horas ya no nota ningun cambio importante. Deambula por la casa. Encuentra un pequeño gimnasio lleno de espejos, entra. Coge unas pesas y hace brazo. Nota algo extraño en la nariz y por el espejo ve que le está sangrando. No le presta atención. Sigue bombeando. Por alguna razon siente como con cada flexion de brazo un foco de energia se expande por su cuerpo. Mira su cuerpo trofeo y cuando se da cuenta tiene una erección. La sangre de la nariz ha goteado hasta su pecho. Cuando termina sus series va hacia la ducha. La sangre está seca pero el agua de la ducha la hablanda y resbala por su cuerpo. Cuando sale está limpio de nuevo. Se acerca a la mesa y se sirve otras tres puntas con el cuchillo de plata. Mientras busca algo que comer nota una arritmia que le obliga a sentarse. Cuando la cosa se relaja se acerca a su ropa, tirada en unos de los montones al lado de los sofás. Saca su medicación, toma dos capsulas. Se deja caer. Odia sentirse debil. La cabeza comienza a apagarse, antes de darse cuenta está en un estado similar al standby en las televisiones. Aun despierto pero totalmente apagado. Nota algo en la nariz, cuando saborea la sangre se da cuenta que la emorragia ha vuelto. Da lo mismo.
En estos momentos nada importa demasiado

8 comentarios:

maloles dijo...

Tendré que leer ese libro, pues. Mi padre odia a Stephen King y no compra libros suyos, es un hombre de clásicos y todo eso. Tendré que mentalizarme para media hora de sermón de "por qué compras esa mierda" jajaja

Me ha gustado la continuación. ¿Has visto "algo en común"? A mí me gusto mucho, y tiene que ver (Tiene "algo en común", no puedo resistirme a hacer chistes malos) algo con lo que has escrito. EN versión light, of course. Sale natalie Portan, eso siempre son puntos a favor.
Bueno, continuará, ¿no? ^^

Feliz Año Belalugosis! Empiézalo con buen pie:)

Muas!

Legrasse dijo...

A su manera, Johny aparece por la tele como un superhéroe con cada uno de sus trabajos.

maloles dijo...

Joven legalmente drogado, que vive su vida como separado por un cristal. Todo esto a causa de una agrasión ( o supuesta agresión) que realizó de menor... No quiero contarte la peli.
Si sale Natalie Portman la veré!:)

fag dijo...

loco, palahniuk total.
o mejor, incluso.
buenísimo.
congratulations.

Juan P. Rodriguez dijo...

Esto bien podría ser Clyde Norton bien escrito y mucho más profundo.
Me ha gustado Luis!
Nos leemos.
En cuanto tenga algo de tiempo...
Feliz año nuevo!

Anónimo dijo...

Me encantó la I parte y esta también es buena, porque la vida de Johny es la vida de mucha gente,una vida dedicada al cultivar la parte visible del cuerpo, importando sólamente los alagos de los demás. Cuando en realidad la persona huye de si misma, es todo una manera de enmascarar los problemas y el autorechazo...para ello sus músculos y las sustancias que les hacen sentirse que son los putos amos...con esto no quiero decir decir que una persona guapa y que se cuide este mla, pero creo que precisamente por la condición de personas podemos aportar más en este mundo...

Shang Yue dijo...

con puntas de coca no hacemos nada!!!
y para qué los estupefacientes, si ya vive 3 días por delante?

isabel dijo...

al otro lado del espejo
por si qieres mandar algo
mua!