viernes, 17 de octubre de 2008

Diario Granaíno II: Hippies y Pijos

Punto uno, aun no tengo trabajo. Punto dos, sigo buscando. Y al buscar pateo la ciudad a buen ritmo, me se orientar perfectamente por varias zonas de la ciudad. Ya he visto de todo, desde guiris (muchos, MUCHOS) a quinceañeros esnifando pegamento. Pero una de las cosas más curiosas de Granada es como la gran mayoria de la poblacion joven se puede separar en dos sectores: Hippies y Pijos. Lo de los Hippies me lo esperaba, pero lo otro... me pilló de sorpresa, la verdad.
En el colectivo hippie hay tres niveles, como en los Pokemon.
1- Semi-Hippies: Visten con ropa de tienda de artesania, fuman sisha, polen y maria, suelen ser estudiantes con acciones en la tienda Natura (o eso parece) que leen a Lucia Etxebarria y Jorge Bucay. Hacen sus propias cariocas y van a teterias. Son una mezcla sana entre sentimiento ecologista y capitalismo.
2-Hippies: Su higiene corporal se resiente, pero existe. Fuman bastante Maria y viven en caravanas, Llevan rastas y no por moda sino porque se hacen casi solas . Los trabajos más recurridos a este nivel son: Malabarista profesional, vendedor ambulante y musico ambulante. Comen en plan vegano y son pacificos. Este colectivo es el que mola, solo que pocos podríamos llegar a ese nivel sin sentirnos un poco perroflautas. Hablando de perroflautas, el perro y la flauta se incluyen en el pack del hippie.
3-Hippie-yonkis: Su higiene corporal directamente no existe, trabajan pidiendo dinero o pasando droga de cualquier tipo, fuman en plata y andan más para alla que para acá. Duermen donde pillan y comen lo que sea. No tocan música, tocan fondo.

En contraposicion están los pijos Granainos, que son como todos los demás. Gafazas de Prada, coleta hacia un lado para ellas y flequillo rubio y abultado para ellos. Pantalones de pitillo con tacones, torera, colgante grande y absurdo mientras se acarician el pelo orientado hacia uno de los hombros (ellas). Polo Ralph Lauren o Lacoste con pantalones de vestir color marfil (ellos). Divinos.

Por supuesto tambien hay punkis, skins, roqueros, modernillos, bacalas, Yolos (los quinquis granainos) e incluso algun gotico y algun emo. Pero en comparacion... son una minoria

Ya hablaremos de otros temas, ahora estoy tirao en casa, fumando sisha y bebiendo te, cosas de pseudo-hippie, otro colectivo al que parece que pertenezco. Por lo demás, esta noche cerveza.
Yeah!

6 comentarios:

maloles dijo...

Yo he estado una vez en Granada, y me encantaría volver a ir.
ME quedé tonta con la Alhambra, aunque puede que el sol en el cogote tuviese algo que ver.

Míralo por la parte positiva, por lo menos, hay hippies!^^
Aquí son una inmensa mayoría o pijos o bakalas. Y el resto, somos asquerosas minorías en ghettos!xD
En fin, suerte con lo del curro.

Mua*

Isra dijo...

en algunas cosas, por muy Granada q sea, no cambia eh?jajaja
cuidao con los pijos y con los hippie-yonkis, y camina por la sombra

Tara dijo...

Yo fuí a Granada en verano, hace unos años, y los pijos debían estar de vacaciones. Pero donde no descansan, sea la época que sea, es en Sevilla: fue lo único que ví!!!

suerte con lo de buscar trabajo... recuerda que siempre te queda hacer malabares, con o sin perro, con o sin flauta.

Herzeleid dijo...

Jope, Graná, la tierra de mi amado Lorca... Pues me choca lo de los pijos, imaginaba más hippies por todas partes, no sé por qué...

Muy buena la crónica antropomórfica.


Un saludete!

fag dijo...

jajaj
grande lo de las rastas que se hacen solas

por cierto, en graná estudiarás?
o únicamente currarás?
y no, mi poema va dedicado a un rabo, es decir, no es en mi "nueva línea" jejej

abrazo semi-hippie
(semi-hippie tú, no el abrazo)

miguelsopa dijo...

¿Y no encuentras trabajo? ¡Pero si tú estas mas que acostumbrado a lidiar con los del polo y las gafotas! ¡Diles que has trabajado en Club Deportivo Amanecer, ya verás cómo caen rendidos a tus pies! Si es que eres muy parao..